Los resultados, su validación e informe

 

Se sabe que en todos los laboratorios en el mundo las medidas, por más precisas y exactas que sean, conllevan un margen de error (aclaramos que error no es lo mismo que equivocación). Dicho error depende del método químico empleado, del instrumental de lectura y a veces hasta de factores ambientales.

Cada Laboratorio de Análisis Clínicos trabaja en sus propias metodologías con la finalidad de que dichos errores sean mínimos y no afecten el curso del diagnóstico médico. En lo interno, existen procedimientos para asegurar la calidad y minimizar errores. Se describen a continuación:

Se selecciona para cada analito o conjunto de determinaciones el instrumento de mejor performance  disponible, siempre de acuerdo a marcas de reconocida trayectoria y probada eficiencia, con disponibilidad continua de servicio y mantenimiento, al igual que aquellos reactivos de diagnóstico que ofrezcan el menor error estadístico posible la menor incertidumbre en las determinaciones, tanto desde el punto de vista aleatorio como sistemático. La participación de nuestro Laboratorio en al menos 2 (dos) programas de Evaluación Externa de la Calidad es uno de los puntos clave de esta política.

Se establecen normas claras y estrictas para la adecuada recolección, identificación, conservación y transporte de las muestras. Y se hacen respetar.

Se estipulan tiempos de entrega de informes compatibles con una ejecución aceptable y con la necesidad clínica según el analito y para cada caso en particular si fuera necesario. Se estudian los casos de demanda “urgente” y también aquellos que no fueron pedidos así pero que al ser procesados resultan tener resultados que el Laboratorio considera “de alarma”. Para ellos se sigue un procedimiento de reporte inmediato al médico (o a los familiares del paciente para que se comuniquen con el médico rápidamente), y la entrega del informe  resulta similar o más pronta que las urgencias

Dado que los diversos autoanalizadores se hallan conectados a la red centralizada de computación del laboratorio, la carga de trabajo de los mismos se organiza de acuerdo a los programas de interface correspondientes, y antes de que los instrumento transmitan datos al sistema los mismos son validados: (a) según los datos de QC interno del día y también (b) según los antecedentes y estado del paciente. Luego son devueltos por red a la ficha/protocolo de cada paciente, evitando así el también habitual error post-analítico o de transcripción manual de los datos.

Estos protocolos deben ser comprensibles para los médicos, no necesariamente para los pacientes, especialmente en casos en que se trate de marcadores oncológicos o de serología relacionada con patologías serias (HIV, HCV, por ejemplo).

INFORMES VÍA E-MAIL A LOS MÉDICOS: la información preliminar puede ser comunicada verbalmente sólo a los médicos, pero no así a los pacientes ni a personal no autorizado para efectuar su correcta interpretación o transmisión. Otras opciones son el fax o el correo electrónico.

INFORMES VÍA E-MAIL A LOS PACIENTES: Se acepta para los pacientes las vía del fax o correo electrónico, como método exento de errores en el último caso. Se les hace saber que deben imprimirlo y hacerlo llegar a su médico para que sea él/ella quien lo interprete.

A mediados-fines de 2016 estará terminado de implementar el envío de informes por correo electrónico o su búsqueda (con usuario y clave) por el paciente y/o su médico